domingo, 4 de septiembre de 2011

JABÓN CASERO DE ALOE VERA




Voy a explicar la forma de hacer jabón casero tal y como se ha venido haciendo hasta nuestros días. Ahora no es muy normal que en los hogares se haga jabón, pero hasta hacia bien poco, nuestros abuelos y tíos, tenían la "receta" para hacer su propio jabón casero. El hecho que mi tía Salvadora ya no esté con nosotros, me hizo pensar que cada vez que veía un jabón casero tradicional, me acordaba de ella y de cómo hacía jabones en el pueblo.



Pero, ¿Por qué hacer jabón casero?

Primero, porque te lo pasas bien “jugando”, probando y experimentado descubriendo nuevas cosas. Segundo porque el aceite que sobra en el hogar y se tira por el fregadero termina en nuestros ríos o depuradoras. En los ríos crea una película superficial que no permite la difusión de oxígeno del aire al agua, afectando a la fauna, y en las depuradoras es muy difícil de depurar biológicamente, y hay que utilizar separadores de grasas previos al sistema para mejorar el rendimiento. El jabón casero contamina menos que los jabones comerciales, no causa alergias y es económico puesto que lo fabricas tu mismo.


Historia

El jabón ya era utilizado desde el año 2.800 a.C De esta época data un material jabonoso encontrado en unos cilindros de arcilla durante una excavación arqueológica en la ciudad de Babilonia. En estos cilindros había unas tallas que describían el proceso de hervir las grasas con ceniza, método ancestral de fabricación de jabón.


 ¿Cómo se produce el jabón?


Mediante una reacción de sobra conocida como es la saponificación. La principal causa es la disociación de las grasas en un medio alcalino, separándose glicerina y ácidos grasos. Estos últimos se asocian inmediatamente con los álcalis constituyendo las sales sódicas de los ácidos grasos: el jabón es una reacción exotérmica (desprende calor).

ÁCIDOS GRASOS + SOLUCIÓN ALCALINA = JABÓN + GLICERINA
  
ACEITE + SOSA = JABÓN + GLICERINA
  
  
INGREDIENTES:

INGREDIENTES BÁSICOS:
  • AGUA
  • ACEITE
  • SOSA
INGREDIENTES OPCIONALES
  • SAL
  • ALOE VERA
  • LAVANDA   
LA SOSA:
La Sosa es imprescindible para que se produzca esa reacción, pero hay que tener en cuenta que por sí solo es un elemento cáustico muy peligroso, cuyo manejo implica tomar una serie de precauciones muy importantes para manipularlo con seguridad.

Se necesita conocer también una serie de tablas con parámetros y proporciones muy concretas de cada uno de los elementos que constituyen la reacción, así como su correcta formulación.

El conjunto de dichas tablas imprescindibles para la elaborar cualquier tipo de jabón, es lo que se conoce como tablas de saponificación, pero para nuestro caso que utilizamos aceite usado de oliva o girasol hay que utilizar 134 gramos de sosa por cada kilo de aceite.

EL AGUA:
Yo he utilizado agua osmotizada que produzco gracias a la ósmosis inversa de Hidro-Water, S.L. que tengo en mi casa, pero para los que no tengan, el agua de lluvia es la mejor que podemos usar.

Las aguas duras no son apropiadas para hacer un buen jabón.

Si el agua es de la red pública y está tratada, hay que dejarla reposar de un día para otro para que se evapore el cloro.

En cuanto al agua la proporción debe ser mínimo del 38 por ciento del peso del aceite.

ACEITE:
Se puede realizar con cualquier tipo de aceite, e incluso con manteca de animales con el único requisito que no esté rancio. Pero como lo que nos preocupa es el reciclaje, que mejor que utilizar el aceite de oliva y girasol usado en las cocinas previamente filtrado para realizar este experimento. Os puedo asegurar que el olor a fritanga no se va a transmitir al jabón casero.

SAL:
Os podéis preguntar ¿sal? Si porque la sal mejora la textura del jabón. Esto se realiza para que la mezcla cuaje de forma completa de tal forma que se separa de manera completa y flota sobre la glicerina. Este paso se le suele denominar SANGRADO o SALADO del Jabón.

ALOE:
¿Qué decir de las propiedades de la Aloe Vera que ya no se sepan?. Las propiedades más significantes para la piel son:

  • Protege y regenera la dermis, ejerciendo sobre la piel una profunda acción bactericida, humectante y de limpieza.
  • Funciones antisépticas y cicatrizantes, ya que con sus nutrientes naturales ayudan a la regeneración de las células de todas las capas de la piel.
  • Hidrata en profundidad y es muy útil en pieles sensibles y estropeadas.
  • La cantidad a utilizar es de un 5%-10% de la cantidad de Jabón que se va a crear.

LAVANDA:
En mi experimento, puse a macerar la lavanda en el aceite usado. La verdad es que el aroma del aceite cambió totalmente y olía muy bien, lástima que después de realizar el jabón el aroma casi ha desaparecido. Para darle un aroma al jabón casero hay que añadir las esencias cuando la temperatura haya bajado de los 40ºC. Pueden utilizarse las que se utilizar para perfumar las casas.

UTENSILIOS
  • Ollas
  • Palangana
  • Elemento para remover (plástico o madera)
  • Guantes de látex de protección
  • Gafas de sol de protección
  • Recipientes o moldes para el jabón

Ingredientes de Jabón casero con Aloe vera
Aunque anteriormente digo las proporciones correctas, para este experimento y de forma sencilla he utilizado:

  • 1 litro de aceite con lavanda macerada 
  • 1 litro de agua osmotizada 
  • 1/6 de sosa 
  • 60 gramos de Aloe Vera 
  • Un puñadito de sal

Procedimiento
  • Guardar el aceite usado hasta juntar 1 litro y poner flores de lavanda o espliego a macerar con el aceite.
  • Calentar en una olla 1 litro de agua y en otra el aceite filtrado con un colador a 40-45ºC. (Ojo, la reacción ya por sí es exotérmica y no es necesario, yo lo digo conforme se hacía)
  • Transvasar el agua caliente a la palangana con cuidado de no quemarse.
  • Este paso es el más delicado. Hay que disolver la sosa en el agua, para ello con cuidado y sin salpicar echar la sosa sobre el agua. Esta es una reacción exotérmica y libera calor. Al instante se eleva la temperatura y se liberan durante un par de minutos gases que resultan muy irritantes. Por ello, es imprescindible protegerse ojos y piel y utilizar guantes, mascarilla y realizar la operación en un lugar bien ventilado o al aire libre. Se remueve hasta que la sosa se disuelve completamente.
  • Echar el puñadito de sal y disolver 
  • Ahora se va añadiendo el aceite poco a poco, mientras con un palo se va moviendo la mezcla. Este proceso debemos prolongarlo durante un buen rato, una hora aproximadamente, hasta que tengamos una pasta espesa de color blanquecino. Es muy importante no dejar de remover ni un segundo y siempre en el mismo sentido mientras la mezcla se va espesando y hasta que el jabón está hecho. De todas formas esta operación se puede acelerar con una batidora, pero si se hace de forma lenta, la glicerina que se forma de la reacción queda embebida en el jabón lo cual le dará mayor suavidad y mejor textura.
  • Del Aloe Vera hay que poner la parte carnosa del interior de las hojas y batirlo. Durante el proceso de mezcla, se añade el Aloe Vera que previamente hemos batido.
  • Es aquí, en este punto, cuando la temperatura es menor a 40ºC, cuando si realmente queremos perfumar el jabón, hay que añadir los aceites esenciales. En el último momento, antes de repartir en los moldes se pueden añadir al jabón flores secas o hierbas aromáticas secas, la cantidad y el tipo dependerá de los gustos de cada uno. También se pueden agregar colorantes.
  •  La cantidad de material extra que se puede añadir a la receta será de un 5% como máximo de la cantidad de aceite utilizado.

  • Siempre añadirlos justo antes de poner el jabón en el molde o después de que está curado, fundiéndolo al baño maria.

    • Aromatizante; sándalo, flores secas aromáticas, aceites esenciales, especias como anís, vainilla etc.
    • Suavizante; Avena remojada, arcilla en polvo
    •  Decorativo; Trozos de jabones. Colorantes como cacao, curcuma, Nutritivo; Aceite de germen de trigo, aceite de aguacate,
    •  Exfoliante; Copos de avena, sésamo,
    •  Desodorizante; Limón y café,
    •  Antibiotico; Propoleo
    •  Regenerador; Gel de Aloe muy triturado con la pasta de jabón, Flores y o aceite de caléndula
    •  Para hacer jabones más blandos añadir miel
    •  Para hacer jabones más duros añadir cera de abejas

  • Cuando la mezcla va adquiriendo consistencia y visualmente queda homogénea justo antes de repartir en los moldes.
  • Repartir en los moldes que hemos preparado. Para que después salga mejor de los moldes, en conveniente untar de aceite el molde o enharinar. Dejar reposar 24-48 horas
  • Se sacan los jabones de los moldes. También se puede echar la mezcla en una bandeja grande. Se la deja reposar y antes de que se quede totalmente dura se corta en pastillas con un cuchillo.
  • Una vez cortada, se dejan secar envueltos en toallas, papel de cocina, etc.. y se almacena durante un mes. Durante este tiempo es recomendable no tocar los jabones pues aún tienen cierta basicidad
Para realizar jabones más complejos, os recomiendo visitéis la página:
CALCULADORA DE JABÓN 




Y una buena explicación a la calculadora:

http://latiamaruja.blogspot.com.es/2012/12/como-usar-la-calculadora-de.html 

 

Un saludo a Tod@s.
PacoG.